114 casos de abusos sexuales registrados a menores en el primer semestre por UVASI

La Unidad de Valoración de Abusos Sexuales en la Infancia (UVASI) fue abierta en 2009 con el fin de investigar casos que llegan sin testimonio o analizar la credibilidad del testimonio de la víctima. De esta forma, tratan de evitar la revictimización o la contaminación de un testimonio relacionado con este tipo de delitos. Realizan informes a base de las entrevistas con los padres, la observación del menor en su entorno, los informes médicos de las exploraciones y las grabaciones testimoniales de la víctima. Estos informes son enviados a la Fiscalía de Menores y a los juzgados.

Son tan sólo dos técnicos con los que cuenta esta Unidad de Valoración, quienes se enfrentan con más casos cada año. Este año, por ejemplo, encontraron un crecimiento de 8,5% de los casos analizados en el mismo periodo del año pasado.  Reciben una media de 200 casos al año, con casos graves de abusos en que, de su informe, se podría resolver la condena o absolución de los supuestos agresores.

UVASI no da abasto, ya que aumentan los casos para su investigación pero no los técnicos que los trabajan. El desbordamiento de trabajo les obligó a establecer como casos prioritarios los que tenían como víctima a un discapacitado, a menores de edades muy tempranas o a los que estaban muy expuestos o en contacto con el supuesto agresor. El año pasado quedaron 30 casos en lista de espera, pero ninguno de ellos estaba dentro de estos criterios de alto riesgo.

Las estadísticas indican que la mayoría de los delitos registrados se producen en un ámbito familiar (el 64,4% de los casos en 2014) o alguien cercano al entorno (como amigos de la familia o conocidos, en un 24,5% de los casos). Este tipo de abusos rara vez son puntuales, es decir, son de carácter más prolongado en el tiempo y recurrentes. Apenas el 10% de los casos fueron agredidos por un desconocido.

La víctima más recurrente son niñas (en un 60,5% de los casos), entre 6 y 15 años de edad. En un 22% de los casos, la víctima era menor de 5 años.

Muchas veces, esta Unidad no puede continuar la investigación por falta de datos, por lo que deben contar con la Unidad de Terapia de Abusos Sexuales Infantiles (UTASI) que colaboran con la investigación y/u ofrecen ayuda psicológica a la víctima. UVASI recomienda no presionar al menor en ningún caso para obtener información, ya que se corre el riesgo de bloquearle. La prioridad e interés del menor deben estar por encima, evitando el contacto con el presunto agresor y tratando de normalizar su vida de nuevo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *