Inglaterra y Gales ven incrementados los casos de abusos sexuales a menores

La Sociedad Nacional para la Prevención de la Crueldad a los Niños (NSPCC) ha informado sobre el alarmante crecimiento de los casos en que los menores son víctimas de abusos sexuales. Y es que en 2014, las cifras aumentaron en un 38% con respecto al año anterior en Inglaterra y Gales.

Cualquier país debe verse intranquilo al comprobar que los casos en que los más vulnerables son víctimas de un delito así han crecido hasta superar los 30.000 niños abusados, 8.500 agresiones más que el año anterior. Y esto tan sólo en 12 meses. Entre las estadísticas presentadas por dicha organización benéfica, se muestran las 85 agresiones agresiones que cada día registra la Policía en Londres y en Inglaterra en general.

Aunque no detalla qué tipo de agresiones sufrieron los menores, sí que indica cuáles fueron las edades que más lo sufrieron: los adolescentes entre 12 y 16 años son las edades que más casos registraron. Especialmente en niñas, que fueron 24.457 de los 30.000 caso abusos sexuales.

Como bien informa el director de la NSPCC, existe un problema a la hora de denunciar estos casos por parte de la víctima: muchos menores no desvelan el delito hasta varios años después, si es que en algún momento lo hacen. Por ello, se recalca que lo que se ve en las estadísticas publicadas son sólo “la punta del iceberg” y se desconoce por completo la cantidad de niños que están sufriendo abusos y no lo cuentan por miedo pero que, sin duda, agravarían notablemente la situación del país en este ámbito.

Cabe pensar que este incremento generalizado de los abusos a menores por muchos países del mundo se debe a un buen abordaje de la situación. De hecho, se afirma que no existe un apoyo necesario para las víctimas, especialmente durante el proceso judicial que, según el director de NSPCC, existen varias lagunas que lo impiden. “La asistencia y terapia que reciben tiene que mejorar”, afirma.

Es de vital importancia invertir recursos para parar este crecimiento alarmante que muchos países están sufriendo. Los abogados especializados en esta área junto con psicólogos preparados que puedan apoyar a la víctima es fundamental.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *