Alejandro, el niño que no quiere vivir

Desde que el pasado 1 de noviembre se pusiera en funcionamiento el teléfono para la lucha contra el acoso escolar, se han recibido más de 4.000 llamadas, de las cuales más de 1.300 están siendo investigadas como posibles casos de acoso escolar. Analizamos el caso de un menor que, desde que sufre acoso escolar ha perdido las ganas de vivir.

El pequeño Alejandro lleva desde los 7 años sufriendo acoso escolar y, desde hace 2 meses sus padres han decidido que deje de acudir al instituto. Durante el tiempo que lleva siendo víctima de esta terrible lacra, Alejandro ha pasado por numerosos ataques de ansiedad y está en tratamiento por depresión.

La familia, ante la falta de soluciones por parte del centro educativo, han decidido denunciar este acoso a las autoridades, demandando una orden de alejamiento para el agresor, aunque todavía no han recibido respuesta del juez.

Alejandro y su familia se ven totalmente desamparados, sin ayudas ni del centro educativo ni de la Administración. Ya cambiaron al menor del centro y, aún así, Alejandro ha seguido siendo víctima de esta violencia.

El acoso escolar, además de las heridas físicas, puede tener consecuencias psicológicas que duren toda la vida de la víctima.

Los centros deben comprender la diferencia que existe entre una riña puntual que dos estudiantes y el acoso escolar. La primera, no perdura en el tiempo y no causa heridas psicológicas, en cambio, el acoso se prolonga durante meses o incluso años y la víctima puede llegar a sufrir trastornos como la depresión.

Se debe educar desde las aulas en el respeto a los compañeros y que, en cuanto alguno de sus compañeros esté siendo víctima de acoso, denunciarlo a los profesores o a los padres para que puedan tomar cartas en el asunto.

Cualquier caso de acoso escolar debe ser denunciado y, si el centro no proporciona el apoyo necesario, es importante contar con un abogado que asesore acerca de las medidas legales que debemos tomar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *