¿Cómo reconocer los indicadores de abusos sexuales a un menor?

Cuando alguien ha sido agredido o abusado sexualmente, puede externalizar una serie de indicadores que podrán ayudarnos a averiguar si el niño fue víctima de dicho delito. Normalmente, suelen expresar confusión, impotencia o sentirse enfadado. Entender los indicadores de que se ha dado un abuso es importante para proteger al menor y empezar a buscar la ayuda pertinente:

  • Problemas relacionados con el sueño sin explicación aparente. Si tiene pesadillas sobre imágenes atemorizantes o sexuales (también puede ser que escriba sobre imágenes así o las dibuje).
  • Se distrae fácilmente, se duerme en clase, le cuesta concentrarse…
  • Cambia repentinamente sus hábitos alimenticios: o deja de tener hambre, o le aumentan las ganas de comer repentinamente, le cuesta tragar…
  • Empieza a tener inestabilidad emocional, con cambios de humor muy cambiantes. Enfados desproporcionados o recurrentes momentos de miedo e inseguridad hacia ciertos lugares y/o personas.
  • Es frecuente que el niño comience a comportarse de forma introvertida.
  • Dice tener un secreto con un adulto del que rehúsa hablar o habla de un nuevo “amigo mayor”.
  • Si, sin motivo aparente, comienza a tener dinero u objetos que “alguien” le ha regalado.
  • Siente aversión hacia él/ella mismo/a o hacia su cuerpo.
  • Comienza a comportarse o a hablar como un adulto.

Es importante reconocer las señales ya que muchas veces los niños no cuentan cuando son abusados. La confusión, el miedo o la vergüenza pueden impedírselo. Estate atento y busca ayuda especializada si ves indicios o el menor comenta algo sobre el tema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *