Condenado a 10 años de cárcel por abusar de su prima menor de edad

Que tenía un novio mayor, casado y con hijos, que iba a dejar a su mujer por ella era lo que contaba la menor a su amiga. Muchas veces, el abusador se vale de la confianza de la familia y de la menor para acceder a la víctima sin que ella sospeche que está siendo abusada. Este es el caso sucedido en Verín (Ourense) en que el primo de una menor realizó tocamientos y tuvo relaciones sexuales completas con ella.

Tras los juicios, la Audiencia Provincial de Ourense le ha condenado a 10 años de cárcel, siendo llamativa la naturalidad con la que la menor narraba los hechos ocurridos entre 2010 y 2012. Como si realmente fueran una pareja estable y ambos adultos, cuando los abusos comenzaron cuando ella tenía 11 años.

El hombre, residente en el País Vasco y primo del padre de la víctima, realizaba los abusos en zonas alejadas, en el monte o un vehículo, como contó la menor o como corrobora el testimonio de una de sus amigas a la que le contó sobre su supuesto novio.

Este contexto en que la menor lo percibe como una situación totalmente normal y válida como relación de pareja, hace más complicado interceptar que está habiendo un abuso. Sin embargo, fue la Cruz Roja de Verín quienes recibieron un aviso anónimo sobre el problema y lo denunciaron a la Guardia Civil. La exploración física y el informe de forenses y psicólogas coincidían con los testimonios que dieron las menores.

Sin embargo, aunque el ministerio fiscal entendió el caso como un intento de intimidación para que el abusador pudiera lograr sus objetivos de carácter sexual (lo que supondría un delito de agresión sexual), los magistrados discreparon al considerar que no existió la intimidación o violencia suficiente para ser considerado el delito como una “agresión sexual”, debido a la naturalidad con la que menor asumió la relación con el condenado. No existía un clima de miedo en la víctima, sino su consentimiento debido a la confianza y familiaridad del que el abusador, que aprovechó para llevar a cabo su delito. Esto impidió a la menor darse cuenta de lo que estaba ocurriendo

En la sentencia del alto tribunal, aunque no es firme y se puede interponer todavía un recurso de casación ante el Tribunal Supremo, condena al acusado a 10 años de cárcel, al pago de 10.000€ por daños morales a la víctima y una orden de alejamiento durante 14 años (con la prohibición de no comunicarse con la menor por ningún medio).

Ante estos casos de abusos a menores es necesario ser precavido y estar atento a las señales. No tengas miedo a denunciar, lo principal es la seguridad del menor. Contacta con abogados especializados y protégeles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *