Condenan a treinta años de prisión a una pareja de Pontevedra por abusar sexualmente de sus hijas.

Los abusos comenzaron en 2008. Una pareja con cuatro hijos (la mayor es hija biológica de la acusada y el resto eran hijos comunes de la pareja), comenzaron a agredir a la mayor sexualmente y de forma reiterada. La pareja, quienes ambos participaban activamente, amenazaba a la menor de 11 años de edad usando la fuerza y afirmando que si no accedía ella, realizarían dichos actos a alguno de sus hermanos pequeños.

Sin embargo, al poco tiempo, comenzaron a abusar de otra de sus hijas en común de 9 años por lo menos en cuatro ocasiones.

Tras declararse situación de desamparo por la Xunta de Galicia, los menores entraron en un centro del que la pequeña de 11 años podía visitar el domicilio familiar los fines de semana y en vacaciones, momentos donde se repetían las agresiones sexuales. Cuando se descubrió, se suspendieron las visitas prohibiendo en el año 2012 que tuviera contacto con sus padres.

Además de los abusos, en 2010 una de las pequeñas tuvo que testificar contra su padrastro, acusado de maltrato, y fue obligada por los agresores a cambiar su versión de los hechos. Igualmente, ambos padres fueron condenados a dos años de prisión cada uno.

Actualmente, la Audiencia Provincial de Pontevedra ha condenado a ambos progenitores por abusos sexuales a menores continuados a treinta años de prisión, unido a órdenes de alejamiento que suman más de 35 años e indemnizaciones para las víctimas de 90.000€.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *