Cuando el maltratador es mi hijo: Síndrome del Emperador

Son niños, menores de edad. Pero tienen el control de la casa. Aunque la mayoría son adolescentes que rondan los 12 a 17 años, también los hay muchos menores que se proclaman como el pequeño dictador de la familia.

Este síndrome se conoce como Síndrome del Emperador o del Niño Tirano, que se hace hueco entre las familias de nuestra sociedad. A base de la violencia o abusos (amenazan, chantajean, roban, golpean…), atemorizan a la familia hasta el punto de conseguir todo lo que se proponen.

Este síndrome lo suelen encarnar dichos adolescentes que son hijos únicos y, generalmente de clase media-alta. Aunque existen casos de contextos variopintos, todos tienen en común un comportamiento violento acompañado de una personalidad constantemente desafiante.

Una educación carente de límites o permisiva puede favorecer la aparición de este tipo de síndrome. Sin embargo, no siempre la culpa es de los padres del menor ya que es una violencia selectiva (con la familia reacciona así pero en otros contextos puede tener una conducta excepcional).

La incapacidad para mostrar culpa o arrepentimiento o aprender de los errores son algunos de los síntomas que trae consigo el Síndrome del Emperador. Y es que esta patología viene acompañada con una grave dificultad a la hora de desarrollar emociones como la compasión o el amor y, sobre todo, la empatía, llegando a ser crueles y mentirosos.

Estas conductas, síntoma de dicho síndrome, derivan en maltrato filio-parental.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *