Custodia compartida: ¿Pensamos en los hijos?

custodia-compartida-01Un divorcio, salvo contadas excepciones, es un proceso doloroso para cualquier familia, pero quizá lo es siempre más para los hijos de esos matrimonios que deciden continuar su vida por separado. La custodia compartida es la mejor forma de que los hijos mantengan un contacto frecuente con sus progenitores pero conseguir que el acuerdo sea razonable y vele por los intereses de los niños no es fácil.

Unos buenos padres deberían optar por llegar a un acuerdo amistoso y temprano que permita explicar a los niños la situación y buscar un arreglo que garantice que no pierdan la referencia materna ni paterna en su vida, y les permita desarrollarse sin problemas en su nueva situación. Esa custodia compartida es la situación legal en la que ambos progenitores ejercen la custodia legal de sus hijos menores de edad a raíz de un divorcio o una separación.

En España, la custodia compartida ha pasado de ser un régimen excepcional a convertirse en algo habitual en casos de separación y divorcio para preservar el derecho de los hijos a relacionarse con sus progenitores por igual, aún en estas situaciones de crisis familiar y siempre que las circunstancias no lo desaconsejen.

Además, y aunque el Código Civil no lo establece como un procedimiento obligatorio, también es habitual que se requiera por parte del juez un informe psicosocial previo a la otorgación de una custodia compartida. Este análisis es fundamental para conocer con detalle las circunstancias y el entorno en el que se desarrolla la vida familiar y sirve para estudiar tres aspectos clave de cada progenitor:

  • Su perfil psicológico y emocional, para detectar posibles alteraciones que puedan afectar a su personalidad y su equilibrio emocional
  • Sus habilidades y conocimiento sobre las necesidades diarias concretas del menor en cuanto a escolarización, estudios, cuidados e higiene, alimentación, etc.
  • Las ventajas e inconvenientes de las distintas fórmulas de custodia que se puedan aplicar dependiendo de la edad y grado de madurez del menor y de su capacidad de adaptación a cada una de esas fórmulas.

Aunque el Código Civil no regula los sistemas de custodia compartida el más comúnmente utilizado es el que determina que el menor o menores residirán semanas alternas con cada uno de los progenitores, estableciéndose la entrega y recogida generalmente en el centro escolar y al menos un día de visita en mitad de la semana, con posible pernocta en el domicilio del progenitor al que no le corresponde la custodia esa semana.

custodia-compartida-02En cualquier caso los jueces defienden el poder escuchar la opinión de los hijos cuando éstos son mayores de 12 años o muestran madurez suficiente, de manera que el régimen de custodia pueda atender en lo posible a sus deseos.

Nuestro consejo cuando ambos cónyuges quieren seguir haciéndose cargo y convivir con sus hijos sería tratar de establecer un régimen de custodia compartida igualitario, con estancias cortas y frecuentes con cada uno de los progenitores, tratando de no desarraigar en lo posible al menor de su entorno habitual en cuanto al domicilio, colegio y resto de la familia y, sobre todo, evitarle el estrés añadido que puedan suponer las discusiones o desacuerdos entre sus padres, que deberán dirimir fuera del tiempo que pasan por sus hijos, bien en un acuerdo sobre el papel o en una conversación, con la presencia de sus asesores legales si es necesario, para alcanzar un acuerdo.

En este breve vídeo Susana Doñoro, directora de nuestro Área de Derecho Civil, explica los conceptos básicos de la custodia compartida y el interés del menor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Website Protected by Spam Master


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>