El Derecho Internacional y los abusos a menores

Ante este tipo de agresiones tan lamentables, el derecho internacional hace frente a ello obligando a los estados a respetar, resguardar y defender los derechos humanos de toda persona que esté bajo su jurisdicción. Esto provoca que haya compromisos por parte de los Estados de prevenir, investigar y sancionar a los responsables de este tipo de violencia contra los niños y adolescentes. Además de reparar el daño causado a la víctima.

De hecho, en los últimos años se ha tratado de mejorar la respuesta que dan cada uno de los Estados ante estas situaciones tan delicadas, tomando como enfoque principal lo establecido en la Convención sobre los Derechos del Niño.

Algunas de las respuestas en Europa es, por ejemplo, la definición por parte de la Unión Europea de un régimen de tutela, atención y protección de los derechos de los menores (derecho a la vida, a la integridad y al pleno desarrollo). Además, el Consejo de Europa aprobó un convenio para proteger a los menores en riesgo de explotación o abuso, que fue apoyado y aplicado por España (Convenio de Lanzarote, 2007).

En el 2011, la UE promulgó la Directiva para la lucha contra explotación y abusos sexuales de menores y la pornografía infantil.

La protección de los menores es una prioridad para cualquier Estado, poniendo a disposición de este fin tan noble todos los instrumentos necesarios para hacer frente a estos actos de violencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *