¿El origen de la pedofilia es biológico?

No termina de existir consenso entre los expertos sobre si los pedófilos son criminales o personas con trastornos mentales. Esas tendencias a encontrar placer sexual a través de acciones o fantasías con niños de entre 8 y 12 años es un problema para la sociedad, pero no se ponen de acuerdo en la raíz o categoría de la situación.

Según un trabajo publicado en la revista Archives of Sexual Behaviour y llevado a cabo en la Universidad de Windsor (Canadá), el inicio del problema puede tener relación con el desarrollo neural del embrión. Algunos aspectos en el momento en que se forma el sistema nervioso dentro del útero podrían suponer un riesgo, evolucionando en este tipo de tendencias delictivas.

En el caso de concluir que este trastorno tiene base biológica, se podría investigar y encontrar tratamiento y soluciones para impedir estas inclinaciones. Por ello, en el Laboratorio Kurt Freund del Centro de Adicciones y Salud mental de Toronto, se reclutó a 140 hombres adultos al que les evaluaron su comportamiento e historia sexual, comprobando sus preferencias sexuales.

En el análisis de los resultados, se han encontrado algunos pequeños y superficiales defectos físicos comunes en los hombres que fueron identificados como pedófilos. Estos rasgos van desde el paladar un hundido, una pequeña malformación en las orejas o, sorprendentemente, el hecho común de ser zurdos.

A raíz de este descubrimiento de malformaciones faciales, presumiblemente desarrollados durante el embarazo  y con origen biológico y prenatal, indicarían que las tendencias pedófilas podrían tener el mismo origen.

Un mejor y más profundo estudio lograría aclarar este punto, llegando a soluciones y tratamientos beneficiosos para todas las sociedades del mundo, pudiendo impedir abusos sexuales en que muchos menores se ven convertidos en víctimas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *