El Tribunal Supremo endurece las penas por posesión y distribución de pornografía infantil

A raíz de la polémica desatada por la ingente cantidad de casos en que los menores son abusados sexualmente –sólo en la última semana de enero en España se desarticularon cuatro redes dedicadas a la pornografía infantil– el Tribunal Supremo ha tomado medidas endureciendo las penas de estos delitos. Lo cierto es que es una lacra que está comenzando a salir a la luz pero, por desgracia, eso no hace que el número de víctimas disminuya.

Hasta el momento, la pena de cárcel estaba reservada para aquéllos que producían material pornográfico con niños. Sin embargo, en enero, el Supremo dobló la pena de cárcel a un hombre que había sido acusado por posesión y distribución de este tipo de material. La pena para las personas que poseen o distribuyen esta pornografía empieza a ser una realidad.

El Código Penal imponía penas de entre uno y cinco años de cárcel cuando se trataba de posesión o distribución de pornografía infantil. Con esta nueva doctrina, se convierte en un castigo de entre cinco y nueve años.

De esta forma, entre otras medidas, se pretende reducir el riesgo del menor a ser agredido sexualmente, tratando los casos relacionados con una mayor dureza. La defensa del menor víctima de un abuso es la prioridad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *