Gestionar los sentimientos en un proceso de divorcio

La permanente tensión en un proceso de separación o divorcio puede jugar malas pasadas a la hora de decidir. Es importante mantener los sentimientos controlados para actuar de manera objetiva y precavida. Con mayor razón cuando hay terceros implicados, como pueden ser los hijos.

Son muchos los sentimientos y emociones que afloran en estas circunstancias que pueden llevar a graves conflictos entre la pareja. De ahí la necesidad de saber gestionar y entender dichas emociones. La facilidad con la que puede aparecer el rencor o la frustración puede alargar el proceso y hacerlo aún más doloroso, sin llegar a un acuerdo satisfactorio para ambas partes.

El objetivo del apoyo psicológico es poder llegar a un acuerdo sin dejar que estalle toda la tensión contenida por la pareja, perjudicando a ambos. Si evitamos errores comunes como el culpabilizar al otro de ser la causa del divorcio/separación y entendemos que, a pesar de todo, la persona de la que nos separamos fue importante en su momento, se podrá cerrar con menores conflictos la situación y con la mayor brevedad posible.

Si se viera posible llegar a un consenso de forma objetiva y tranquila, se podrá hacer uso del mediador, lo que agilizará todo el proceso.

 

Si usted es hombre y está ante un proceso de divorcio o separación, consulte aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *