Medidas preventivas para la sustracción de menores

Para prevenir situaciones en que uno de los progenitores secuestre a su hijo se pueden llevar a cabo una serie de medidas que ayudarán a que este riesgo se reduzca:

  • Una mediación o abogado: Cuando ambos progenitores solucionan juntos el problema con ayuda de distintos profesionales, los riesgos de sustracción se reducen.
  • Guardar y custodiar los documentos de viaje del menor. Si se sospecha que hay un riesgo real de que esto se dé (si el niño tiene doble nacionalidad, por ejemplo) se deberá informar a las oficinas de pasaportes y a la embajada del otro país –si el Estado en cuestión forma parte de la Convención de La Haya– para que no expidan documentos nuevos para el menor si no existe el consentimiento de ambos progenitores.
  • Avisar en el colegio del niño sobre la sospecha del riesgo de sustracción.

En cualquier caso, si se sospecha que existe un riesgo real para el menor, conviene tener preparados los datos del menor y del progenitor del que se sospecha y sus fotografías actuales. Así, se facilitará la alerta enviada por la policía a los aeropuertos y fronteras, realizándose con mayor rapidez. La Fundación ANAR recomienda tener preparados los siguientes documentos:

Respecto al menor:

  • Una descripción completa (color de pelo, ojos, estatura, peso, uso de gafas, piercing, cicatrices, ortodoncia, etc.).
  • DNI y pasaporte si los tuviera.
  • Fotografía actual del menor. (Conserve la fecha en que fue tomada la fotografía).
  • Certificado de nacimiento.
  • Certificado de empadronamiento.
  • Además, debe considerar la posibilidad de recoger una muestra de ADN de su hijo o hija, sobre todo en caso de bebés o niños de corta edad. Como muestra serviría un mechón de pelo arrancado de raíz y guardado en una pequeña bolsa de plástico sellada o su cepillo de dientes.

Respecto del posible secuestrador:

  • Una descripción completa.
  • Fotografía actual. (Conserve la fecha en que fue tomada la fotografía).
  • Fotocopia de su DNI o Pasaporte.
  • Si está casado/a con él: certificado de matrimonio.
  • Si está separado/a o divorciado/a: copia de la sentencia judicial de separación/divorcio (traducida al idioma del país donde sospeche que puede ser llevado su hijo/a).

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *