¿Por qué se dan denuncias falsas de abusos en casos de disputas matrimoniales?

Los abusos a menores son siempre una tragedia. Sin embargo, no es nuevo que existen numerosísimas denuncias falsas de abusos sexuales en determinadas situaciones concretas. Varios autores sobre el tema han puesto esto de manifiesto (MacFarlane, 1986; Sink, 1988), indicando que en casos de divorcio o separación se dan en mayor medida estos testimonios en falso.

Precisamente, el autor ya citado –Sink– señala en uno de sus estudios cuatro categorías que explican las posibles causas de que todo esto se dé más en este tipo de situaciones:

  1. Padres hiperansiosos: si la separación y divorcio genera niveles excesivos de estrés, puede aumentar el sentido de responsabilidad de los padres para con sus hijos y su bienestar. según la cual el estrés que acompaña a la separación y divorcio puede provocar un incremento de responsabilidad de los padres sobre el bienestar de los hijos. Esto puede generar recelos y crear un ambiente que –generalmente, sin mala intención – es malinterpretado.
  2. Cuando uno de los padres y el niño empiezan a desarrollar el pensamiento de que podrían haber agresiones sexuales durante las visitas/custodia del otro progenitor.
  3. Cuando al niño se le sugestiona que algo realmente ha ocurrido cuando no es así: son muchos los casos en que se les manipula realizando preguntas repetidas por uno de los padres. Esto termina por hacer pensar al niño que han ocurrido tales agresiones cuando, realmente, nunca existieron.
  4. Refuerzo de conductas: muchas veces los niños tienen comportamientos que podrían hacer pensar –equivocadamente– que sufrieron algún abuso. Por ejemplo, si el niño se toca los genitales. Los padres le prestarán más atención, el niño lo notará y la conducta tenderá a repetirse.

*Algunas de ellas, incluso, se pueden dar simultáneamente.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *