Quiénes son víctimas y quiénes los agresores en la violencia filio-parental

Según los datos ofrecidos por la Sociedad Española para el Estudio de la Violencia Filio-Parental, en  la mayoría de este tipo de casos, el menor agresor tiene su primer ataque de violencia a los 16 años de edad.

Sin embargo, los síntomas comienzan mucho antes: a los 12 o 14 años. A esta edad, pueden haber indicios de violencia por parte del menor debido a robos a sus padres (no necesariamente grandes cantidades), manipulaciones, agresiones verbales o gestos agresivos como el lanzar objetos o dar golpes contra ellos en un momento de enfado.

La asociación cuenta que uno de los principales elementos que predisponen desarrollar este tipo de conductas es haber sido víctima o testigo de comportamientos similares (como de otras formas de maltrato intrafamiliar). Además, el haber sufrido acoso escolar parece ser un factor importante que repercute en este tipo de violencias filio-parentales.

Las víctimas, según las informaciones y estadísticas facilitadas por dicha sociedad, tienden a ser las madres o las abuelas.

Si desea más información, no dude en contactarnos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *