¿Se puede demostrar que una denuncia es falsa?

Las denuncias falsas son una realidad y en muchas ocasiones es difícil demostrar su falsedad en un juicio. Sin embargo, cada semana nos encontramos con casos en los medios de comunicación que nos sorprenden por la forma en que se pudo demostrar la falsedad de dicha denuncia.

Por poner un ejemplo reciente: una mujer estadounidense de 43 años denunció -a sabiendas de la falsedad de sus afirmaciones- haber sido víctima de una violación. Parece ser que temía que iba a ser despedida y por ello inventó toda la historia. ¿Cómo se descubrió el engaño? Por una pulsera de FitBit, que aportaba datos contrarios a la versión de la supuesta víctima: ella afirmaba que, mientras ella dormía, alguien entró en su casa y la forzó; la pulsera sacó a la luz que la mujer no estaba dormida cuando supuestamente ocurrieron los hechos, sino que estaba dando vueltas por la casa. Así, los agentes buscaron otras pistas que demostraron que nunca hubo una lucha en esa casa, ni huellas de otra persona.

Son muchas las personas que interponen denuncias falsas y muy diferentes los motivos los que les impulsan a hacerlo. Sin embargo, existen casos muy característicos relacionados con el derecho de familia. En concreto, en un proceso de divorcio.

No es extraño leer noticias de denuncias falsas en un proceso de divorcio o como supuestas venganzas hacia las anteriores parejas. Algunos son realmente escandalosos como es el caso de los siguientes ejemplos:

 

Por ello, cuando alguien se ve inmerso en una situación en el que existe una denuncia falsa contra su persona, recomiendan llevar consigo una grabadora. Muchas denuncias falsas no llegan a salir a la luz por falta de pruebas y se archivan. Cuantas más precauciones se tomen, más protegido se estará jurídicamente.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *