Secuestra a su hijo y lo retiene durante tres años en condiciones deplorables

La sustracción parental de menores es siempre un conflicto serio que provoca mucho sufrimiento, tanto para la familia como para el menor secuestrado. Sin embargo, existen casos realmente escandalosos donde es evidente que la prioridad del menor nunca estuvo presente.

Es el caso ocurrido en Francia esta semana: Tras un divorcio conflictivo, en el que se le otorga la custodia a la madre del menor, el padre decidió secuestrar al hijo en común e irse con él a vivir al este del país. Tras tres años retenido en Mulhouse por su propio progenitor, el menor, de 8 años de edad, ha sido liberado por la policía, desvelando las deplorables condiciones en que se encontraba el pequeño. El padre, procedente de Túnez y de 37 años de edad, ha sido detenido por la policía y se encuentra actualmente en prisión provisional.

Aunque el menor no presentaba ningún signo de violencia física, el estado en el que se le encontró era muy grave. El padre vivió estos tres últimos años con su hijo escondido en un piso que se encontraba en el centro de la ciudad de Mulhouse (Francia). El piso se encontraba en unas condiciones higiénicas muy deficientes, apenas amueblado. Con el fin de esconder al menor, el padre no llegó nunca a escolarizarle ni contaba con un seguimiento médico. Además, le hacía hablar en un tono de voz bajo para que no pudiera ser escuchado.

El niño no salía del piso salvo para acompañar a su padre de vez en cuando a algunas compras. El resto del tiempo lo pasaba en el piso, generalmente solo viendo la televisión. Según el fiscal, esta situación de aislamiento del mundo y la soledad en la que vivía, le habían llevado a adquirir un “hábito de postración”.

Actualmente, el padre ha sido acusado de secuestro, detención ilegal y de abandono de sus obligaciones para con el pequeño y se enfrenta a una pena de 30 años.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *