Un madre se lleva a su hija sin tener su custodia y se niega a atender las llamadas del padre

En febrero de 2014, una mujer de 34 años viajó a Fuerteventura con el fin de recoger a su hija de seis años y pasar con ella el fin de semana. Sin embargo, la mujer nunca devolvió a la menor a su padre. De hecho, llegó a matricular a su hija en otro colegio de Gran Canaria, donde reside la mujer.

A los quince días, gracias a la intervención policial y contrario a la voluntad de la madre, se pudo devolver la menor secuestrada a su padre que era quien ostentaba la custodia de la pequeña.

Así lo reconoció la propia mujer en el juicio: no le correspondía a ella la custodia de la niña, pero decía haber estado convencida de que no estaba obligada a cumplir con el régimen de visitas porque la sentencia no era firme, como supuestamente le había informado su abogado. Ella argumentó que pensaba que la sentencia que estaba vigente era la anterior sobre la custodia de su hija, más favorable a sus propios intereses.

El Juzgado de lo Penal nº6 negó que esta versión tuviera credibilidad alguna, por lo que se le ha declarado culpable de un delito de sustracción de menores. Sin embargo, la sentencia le impone la pena en su grado mínimo (la acusada no tiene antecedentes penales): condenada a dos años de cárcel y cuatro de inhabilitación para ejercer la patria potestad sobre la pequeña.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *