Una menor de nacionalidad rumana secuestrada por sus padres

Esta semana ha aparecido una nueva noticia de sustracción parental. Sin embargo, esta vez no ha sido por motivo de un divorcio:

En Oviedo, los padres de una niña rumana de 9 años habían secuestrado a la menor el pasado 21 de noviembre en el centro de acogida en que ella residía. ¿El motivo? La pareja perdió la custodia de la pequeña por la supuesta falta de atención que le proporcionaban y una malnutrición que la obligó a ingresar varias veces en un hospital asturiano. Esto hizo que la Administración del Principado decidiera hacerse cargo de la menor, para garantizarle una buena salud y bienestar.

Fue por ello por lo que los padres decidieron secuestrarle durante una visita al centro de acogida, en que varias educadoras del centro Los Pilares sospecharon sobre sus intenciones. Tras irse la pareja rumana, una educadora paseaba con la pequeña cuando tres hombres –se cree que el padre y dos tíos de la niña – le atacaron dándole fuertes golpes hasta dejarle en el suelo y llevarse a la niña en una furgoneta que fue identificada al día siguiente.

El propietario de ésta, afirmó que la menor ya no se encontraba en España. Los padres habían llevado a la niña de vuelta a Rumanía el mismo día del secuestro, por lo que se decidió enviar una orden de búsqueda internacional. Cuando la niña fue localizada por la policía rumana, estaba hospitalizada en Bucarest. Ahora los padres se enfrentan a una posible imputación por secuestro de menores (además de diligencias por un presunto delito de lesiones).

Actualmente, se trata de encontrar la mejor solución para la menor, que nunca debió de ser sustraída de esa forma, ya que podría agravar la situación en la que ya se encontraban sus progenitores. El juez instructor decidirá las medidas a tomar y si se deberá ordenar la extradición de los padres y la vuelta a España de la menor.

Si usted se encuentra en una situación similar o conoce algún caso de sustracción de menores y desea ser asesorado, no dude en contactar con nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *