Vuelta al cole: ¿Protegemos a nuestros hijos contra el secuestro?

Ya ha llegado el momento de volver a las aulas y de que nuestros hijos pasen mucho más tiempo fuera de casa en el colegio, actividades extraescolares y en reuniones o fiestas con compañeros y amigos. Son momentos de cambio y para algunos padres, también de sufrir algo de angustia por esos momentos de separación y a veces por el miedo a sufrir un posible secuestro o sustracción de sus hijos.

Aunque la tasa de desapariciones de menores en España no es muy alta, es un tema muy sensible, que recibe mucha atención de los medios y que preocupa a muchos padres que desean evitar a toda costa esta eventualidad.

Niños saliendo del colegio

También hay que tener en cuenta que entre los 21 menores desaparecidos en los últimos 20 meses puede haber casos de fuga de los propios menores que no han sabido recurrir a los servicios de protección existentes y terminan escapando de casa sin un plan determinado, o sustracciones por parte de uno de los progenitores en casos en los que éstos están separados o divorciados y quieren modificar el régimen de custodia establecido.

Sobra decir que si tenemos una situación familiar complicada estamos más expuestos a vernos en uno de esos casos, pero en una situación familiar normal, ¿debemos hacer algo para reforzar la seguridad de nuestros hijos?

Lo primero que debemos de hacer es inculcar a nuestros hijos “conductas seguras”, que van desde los consabidos consejos de nuestra abuela de no hablar nunca con extraños, ni aceptar regalos de los mismos, hasta pautas concretas de actuación como por ejemplo:

  • No esperar en la puerta del colegio a que le recojan, sino en el interior hasta que llegue la persona responsable de hacerlo.
  • No marcharse nunca con un extraño aunque diga que viene de parte nuestra, e informar a los responsables del centro escolar de esta circunstancia para que avise a sus padres.
  • No aceptar ningún tipo de alimento o bebida de extraños.
  • No regresar del colegio a casa sólo, siempre ha de tratar de regresar en compañía y avisar o esperar a que le recojan si no hay quien le acompañe.
  • A partir de una cierta edad, se puede dar un móvil para que el menor pueda contactarnos directamente en caso de una emergencia.
  • También se puede dotar a dicho móvil de determinadas medidas de seguridad que nos permitan localizarlo en caso de necesidad.

Precisamente, en este último caso, los avances tecnológicos están favoreciendo mucho poder ejercer un cierto control de nuestros hijos de forma remota. No obstante, todos los psicólogos y sociólogos recomiendan hablar previamente con el menor acerca de las condiciones de uso del móvil u otros dispositivos y explicarle con claridad las medidas que hayamos podido adoptar a través, por ejemplo, de alguna aplicación que nos permita localizarle.

nino-con-mochilaEs importante evaluar nuestros hábitos de vida en relación con nuestros hijos e identificar posibles momentos de riesgo en las actividades que desarrollan cada día pero, aunque la sociedad en la que vivimos siempre está generando noticias alarmantes, no podemos dejar que esa sensación domine nuestra rutina diaria hasta el punto de condicionarla y complicarla de manera imposible. En Patón & Asociados proporcionamos consejo y apoyo legal en casos de secuestros de menores o de sustracciones por parte de uno de los progenitores, pero lo ideal sería, lógicamente que ningunos padres tengan que enfrentarse nunca a esta situación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *