Ya hay sentencia para el padre que secuestró a su hija para venderla como esclava sexual

La sustracción de menores siempre es una situación delicada, y en muchas ocasiones recuperar a los menores una vez que han sido secuestrados por uno de sus padres es difícil, ya sea porque no hay convenios internacionales entre el país de residencia habitual del menor y el país donde está secuestrado o por otras trabas legales.

En 2013, sin embargo, la comunidad de Galicia y toda España se alegraba con una buena noticia: una niña de 8 años a la que su padre había secuestrado y llevado a Nigeria sin autorización ni pasaporte lograba regresar a brazos de su madre después de haber sufrido horrores inimaginables.

La historia ya era dramática desde antes del secuestro de la niña. Mónica, su madre, había llegado de Nigeria a España en 2004, con su pareja – quien abusaba de ella – y su bebé de tres meses. El hombre la golpeaba y la obligaba a prostituirse en la localidad gallega de Pontedeume, donde vivían. Tiempo después, Mónica logró escapar de ese calvario, se casó con otro hombre, un guardia civil que la ayudó. Con él, tuvo otra bebé, y durante años vivió tranquila. Sin embargo, cuando su hija mayor tuvo 8 años, su ex-pareja solicitó un régimen de visitas que le fue concedido. La pequeña fue a pasar las vacaciones escolares de 2013 con su padre, quien después de unos días, se la llevó a su país de origen con el fin de venderla a explotadores sexuales. Su madre fue a buscarla a Nigeria, y después de varios meses de lucha, pudo regresar con ella a España en Septiembre de ese año.

Un año y medio después, el caso tiene un final feliz, el que esperaba Mónica, su esposo y su familia para dejar atrás esta triste historia. El Penal número 1 de Ferrol sentenció este 23 de Abril al padre a una pena de un año y seis meses de prisión, junto a la inhabilitación de pedir la patria potestad durante cuatro años seis meses y la suspensión del régimen de visitas vigente. Además, el condenado deberá otorgar una indemnización de 7000 euros, por concepto del coste del viaje que realizó la madre de la niña cuando fue a buscarla a África, los gastos del juicio y los daños y perjuicios causados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *